Biografía de Santo Tomás de Aquino

Nació en el seno de una familia numerosa y noble en el castillo de Roccasecca, Italia, en el año 1225. Recibió su primera educación a partir de los cinco años en la abadía de Montecasino, donde era abad un tío suyo, hasta 1239, cuando el emperador Federico II decretó la expulsión de los monjes. Allí estudió, como era habitual, gramática, latín, música, moral y religión.

Estudió hasta 1244 en la Universidad de Nápoles, momento en el que decidió unirse como novicio a los frailes dominicos. Su familia no estaba enteramente de acuerdo y llegaron incluso a raptarle durante un año en el castillo de Roccasecca. Finalmente pudo cumplir su voluntad y se marchó a continuar sus estudios en París en 1245. Allí se ganó la confianza de san Alberto Magno, que pretendía fundar una casa de estudios para la orden en Colonia, donde se trasladó hasta que en 1252 regresó a París. Se licenció para enseñar en la Facultad de Teología de la capital francesa en 1256, donde tres años más tarde fue nombrado Magíster y ocupó su cátedra hasta 1259.

En 1259 se mudó a Italia, donde permaneció hasta 1268, con el encargo de enseñar teología en la corte pontificia. Viajó habitualmente por toda Italia como participante de numerosas conferencias. Durante estos viajes conoció a Guillermo de Moerbeke, el afamado traductor de Aristóteles, quien le ofreció la posibilidad de acceder hasta a los textos prohibidos.

Regresó a París en el año 1268 para continuar con su actividad docente, en medio de un ambiente de gran controversia religiosa.

Vivió en Nápoles en 1272 con el encargo de establecer una causa de estudios. Durante este episodio abandona la vida intelectual y se encarga a experiencias místicas. Murió cuando se dirigía al concilio convocado por el papa Gregorio X en Lyon .