Cuento filosófico corto

Cuento sobre la filosofía y la reflexión personal

El conejo que sale de la chistera

Es como ver un truco de magia, el asombro que hay hacia lo desconocido. Mucha gente vive con incredulidad porqué piensa que lo sabe todo sobre el mundo y es lo más normal. Resulta que en el truco de magia nosotros estamos en el conejo y la única diferencia entre el conejo y nosotros es que nosotros somos conscientes de que formamos parte de algo muy grande. Estamos en la piel del conejo y somos microscópicos. Los filósofos intentan subir hasta los pelos del conejo para poder ver más allá, mientras que los demás se quedan en lo más profundo de la piel del conejo, ya que es más cómodo.

El asombro, la capacidad de sorprenderse ante las cosas

La única cosa que necesitamos para ser buenos filósofos es la capacidad para sorprendernos. Y no pensar que lo sabemos todo sino por el contrario cuestionarse todo lo que vemos y nos pasa por la cabeza. Mucha gente piensa que lo sabemos todo o casi todo sobre el mundo donde vivimos y apenas tenemos conocimiento del mismo así que no tiene sentido pensar eso.

Esto no todo el mundo lo sabe y por eso he decidido escribir todos mis conocimientos aquí para que cualquiera pueda pensar sobre las grandes cuestiones que nos rondan por la cabeza, y saber lo que otros filósofos pensaron. La filosofía va un paso más allá de estar en el mundo y ya esta va de estar en el y preguntarse porque. Yo no me dedico únicamente a pensar, ir en busca de respuestas a grandes preguntas, porque tenemos la suerte de que es compatible con cualquier otra cosa.

<< Realmente la filosofía es para todos y es un increíble mundo en el que puedes habitar durante toda la vida, os lo aseguro, es increíble. >>

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *